top of page
  • Foto del escritorDr. Ludwing Bacon

¿La dieta afecta el riesgo de progresión después del cáncer de próstata?

Después del diagnóstico y tratamiento del cáncer de próstata, los hombres que consumían predominantemente dietas basadas en plantas tuvieron una progresión de la enfermedad solo la mitad de veces que los hombres que no siguieron esta dieta, según un estudio de cohorte estadounidense .

¿Deberían los médicos recomendar dietas vegetarianas o incluso veganas a sus pacientes en esta etapa de la enfermedad?


"Varios estudios han demostrado en pequeños grupos de pacientes que el riesgo de cáncer de próstata disminuye cuando se evitan los productos animales, o que los individuos generalmente sufren menos cáncer cuando siguen una dieta vegetariana. Sin embargo, la evidencia ha sido en su mayoría de mala calidad", dijo Axel Merseburger, MD, PhD, director de urología del Hospital Universitario Schleswig-Holstein, en Lübeck, Alemania.


"Lo que hace interesante este estudio publicado de relativamente alto perfil es que examinó si la dieta es relevante para la recurrencia del cáncer de próstata en más de 2.000 hombres con 6,5 años de seguimiento después del diagnóstico", continuó. "Ésta es una pregunta que los pacientes nos hacen con frecuencia después de la cirugía: si pueden hacer algo para protegerse de que la enfermedad vuelva a aparecer. Y este estudio muestra que comer más plantas reduce el riesgo de progresión. Esta información se puede incorporar al asesoramiento de los pacientes que preguntan al respecto."


Efecto de prevención secundaria


Vivian N. Liu, del Departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Universidad de California en San Francisco, y sus colegas también observaron que los efectos de la dieta se han estudiado principalmente en la prevención primaria del cáncer de próstata. "Sin embargo, está menos investigado cómo una dieta basada en plantas afecta a las personas después de un diagnóstico de cáncer de próstata ", dijo.


Los investigadores analizaron esta relación en un subconjunto del estudio CaPSURE. Hombres con cáncer de próstata no metastásico confirmado histológicamente (estadio T3a) se inscribieron en el estudio CaPSURE entre 1999 y 2018. Entre 2004 y 2016, participaron en una encuesta integral sobre dieta y estilo de vida, que incluía un cuestionario validado de frecuencia alimentaria (FFQ).


Con base en esta información, Liu y sus colegas calcularon dos índices que determinan la proporción de alimentos de origen vegetal en la dieta: el índice de dieta basada en plantas (PDI) y el PDI saludable (hPDI). Los dos índices difieren en la evaluación de alimentos de origen vegetal clasificados como saludables (cereales integrales, verduras, nueces y legumbres) o no saludables (zumos de frutas, refrescos, productos de cereales refinados y patatas). Estos últimos reciben puntuaciones más bajas en el hPDI.


Enfermedades crónicas


El PDI y el hPDI se desarrollaron en 2016 en tres grandes estudios de cohortes y ya se han relacionado con los riesgos de diabetes, enfermedad coronaria y mortalidad general; un menor riesgo de cáncer de próstata mortal; y mejor calidad de vida en hombres diagnosticados con cáncer de próstata.


En el estudio actual, Liu y sus colegas investigaron si los dos índices también están asociados con la progresión del cáncer de próstata (es decir, recurrencia, tratamiento secundario, metástasis óseas y mortalidad específica del cáncer de próstata) y la mortalidad específica del cáncer de próstata.


Menor riesgo de progresión


Los 2.062 participantes eran en su mayoría blancos y tenían una edad media de 65 años. Habían transcurrido una mediana de 31,3 meses entre el diagnóstico de cáncer de próstata y la finalización del FFQ. Durante una mediana de seguimiento de 6,5 años después de completar el FFQ, 190 hombres tuvieron progresión del cáncer de próstata y hubo 61 muertes específicas por cáncer de próstata.


Los hombres que consumían la mayor cantidad de dietas basadas en plantas según el PDI (es decir, el quintil más alto) tenían un riesgo 47% menor de progresión de la enfermedad que aquellos en el quintil más bajo del PDI.


Cuando se utilizó el hPDI para evaluar la dieta, los resultados fueron menos claros. En el grupo general de hombres, este índice no se asoció con el riesgo de progresión de la enfermedad. Sólo en pacientes con cáncer de próstata agresivo (puntuación de Gleason ≥ 7) hubo una asociación significativa. En este subgrupo, el quintil de hPDI más alto se asoció con un riesgo 55% menor de progresión que el quintil de hPDI más bajo.


Liu y sus colegas concluyeron que una dieta predominantemente basada en plantas en hombres con cáncer de próstata podría asociarse con mejores resultados específicos del cáncer de próstata. "Puede resultar beneficioso evaluar la dieta de los pacientes con cáncer de próstata y ofrecer asesoramiento nutricional según sea necesario para establecer hábitos alimentarios saludables y apoyar el bienestar y la salud general".


Productos animales permitidos


"Lo que no se debe deducir de estos resultados es que uno debe privarse después de un diagnóstico de cáncer de próstata", afirmó Merseburger, quien también señaló que el estudio no examinó ni una dieta vegana ni una vegetariana. Incluso en el quintil más alto del PDI, los participantes consumieron carne y productos lácteos.


"Los datos confirman en gran medida lo que ya se ha demostrado en otros estudios, es decir, que una dieta mediterránea con muchas verduras y frutas, aceite de oliva saludable, pescado y poca carne roja probablemente sea la más ventajosa en términos de cáncer. enfermedades", concluyó Merseburger.


FUENTE:

MEDSCAPE:

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page